Soluciones

Bolsas Doypack

Algunos de los materiales flexibles más comunes utilizados en envases incluyen:

Plástico: Los plásticos flexibles como el polietileno (PE), el polipropileno (PP), el polietileno de alta densidad (HDPE), el poliéster (PET) y el poli(cloruro de vinilo) (PVC) son ampliamente utilizados en la fabricación de envases. Son ligeros, resistentes al agua y ofrecen una barrera adecuada contra la humedad y los gases, lo que ayuda a mantener la frescura de los productos.

Papel y cartón: El papel y el cartón son materiales biodegradables y reciclables que se utilizan comúnmente en la fabricación de bolsas y envoltorios flexibles. Estos materiales son adecuados para alimentos secos, productos farmacéuticos y productos de cuidado personal.

Aluminio: El papel de aluminio es un material flexible y resistente utilizado para envolver alimentos, como alimentos preparados, snacks y productos farmacéuticos. Ofrece una excelente barrera contra la luz, el oxígeno y la humedad, lo que ayuda a mantener la frescura y prolongar la vida útil de los productos.

Films laminados: Los films laminados están compuestos por varias capas de materiales, como plásticos, papel y aluminio, que se combinan para ofrecer propiedades específicas, como barrera, resistencia y flexibilidad. Estos materiales son comúnmente utilizados para productos que requieren una mayor protección, como alimentos congelados o productos químicos.

Materiales bioplásticos: Los bioplásticos son una categoría de plásticos que se derivan de fuentes renovables, como almidón de maíz o caña de azúcar. Son una alternativa más sostenible a los plásticos tradicionales y se utilizan en envases flexibles para reducir la huella ambiental.

Es esencial considerar el tipo de producto a envasar, sus requisitos de conservación y las regulaciones de seguridad alimentaria y medioambiental al seleccionar los materiales flexibles adecuados para envases. La elección de los materiales también puede tener un impacto significativo en la sostenibilidad y la capacidad de reciclaje del envase. Por lo tanto, es importante buscar soluciones que equilibren la funcionalidad, la eficiencia y el impacto ambiental.

No es casualidad que otros sectores como la droguería y la cosmética se estén decantando por el doypack para envasar sus productos, la razón, su diseño 360º permite personalizar el envase con una impresión en toda su superficie. Esto transforma el diseño tradicional y lo convierte en una experiencia de marca para el consumidor.

La bolsa básicamente consta de dos caras y un fondo que se pliega para dar volumen y capacidad al interior, manteniendo el formato de pie, lo que permite destacar en el lineal.

Este envase está en constante evolución. Puede realizarse con diferentes acabados: mate-brillo, easy open, con tapón central o lateral, con las esquinas redondeadas y troqueladas con forma o asa.

El doypack es un envase flexible innovador, creativo y sostenible. Nosotros siempre apostamos por el packaging que marca claramente la diferencia, y este lo es.

 

Una de sus novedades es el Cierre Zip para poder abrir y cerrar la bolsa herméticamente cuántas veces se desee, evitando que los alimentos se oxiden y pierdan sus propiedades, prolongando la vida útil del producto.

Uno de sus formatos más recientes es el Curvy. Su curvatura central hace que su manejo sea más cómodo para el consumidor y le proporciona un aspecto más estilizado. Actualmente, ofrece un nuevo sistema llamado “Easy Open”, es un precorte realizado con láser que hace más fácil la apertura del envase.

 

También te puede interesar